Home

paisencantadoSeve Calleja se le llevó un poema de amor y, entre versos y rimas, aterrizó con el premio Ignacio Aldecoa bajo su pluma en 1981. Hasta hoy con su obra, reconocida en el “Pío Baroja” de novela” o en el “Gabriel Aresti” de cuentos y premiada en el “Lizardi” de literatura infantil en lengua vasca (1985) y el “Leer es vivir” (1997), nos ha ido dejando una marca. Un poso en el corazón, que es el punto y seguido que la experiencia convierte en aprendizaje. Colabora en medios de difusión en Euskadi, donde reside desde niño y hace compatible su labor de enseñanza con la literatura. Nació en 1953. Verbum ha catalogado En el país encantado y otras historias de amor en su colección infantil-juvenil. Un enamoradizo título que refleja el ideario didáctico del autor con los más jóvenes.

El amor es el tema central de los cuentos y leyendas seleccionadas por su autor y ya en el prólogo se ensalza la pasión por las historias ancestrales y mágicas que hicieron imposibles la felicidad de algunos de sus enamorados. Atrapa con fuerza, este breve compendio, desde su arranque con Las Metamorfosis de Lucio Apuleyo, única novela latina completa que se ha encontrado hasta ahora, más conocida como El asno de oro y que data del s. II, cuyo precedente griego desapareció. En su historia recoge el enamoramiento divino de Eros y Psique.

A continuación nos lleva Calleja, por Una carta de amor (Tsui Ining), sin soltarnos  de la mano, nos invita a conocer una hermosa leyenda asturiana (La hija del bosque) y de la espesura astur nos eleva la pasión, con María de Francia y Los dos amantes. Seve, amante de las buenas prácticas, recolecta ideas, las desgrana y destila con la técnica más depurada que se puede empeñar en la creatividad: la fe del maestro en la impronta del alumno.

Rociados de amor nos adentra, con la fantasía medieval de El Hada Melusina, en la boscosa Irlanda. Y con aroma a bosque encantado, el lector disfrutará de los enamoramientos que Seve Calleja adorna cariñosamente cuando desde Teruel nos trae, del s.XIII, a Juan e Isabel, los legendarios amantes aragoneses que cautivan las infancias escolares.

La antología consta de catorce fragmentos seleccionados hábilmente para prender las almas enamoradizas del más preciado corazón. Quedando el lector predispuesto a ir con El corazón perdido (Pardo Bazán), para entrar En el país encantado (Rubén Darío) y encontrarnos con El ruiseñor y la rosa (Oscar Wilde). Rosa que había adorado con la becqueriana pasión con la que nos induce la prosa de Calleja. No se ha despojado el lector aún del último suspiro, para caer arropado de nuevo en los brazos de El primer amor (Isaak Babel), y tampoco olvida el autor a Máximo Gorki, homenajeando al amor con su muestra espléndida de Boles.

La despedida dejará al lector con La sonrisa de tu boca, en un estado de embriaguez emocional y decididamente encantado, por una prosa, la de Álex Oviedo (Bilbao, 1968), evocadora y sutil, que cierra la selección del profesor Calleja, con la más inmortal de las representaciones románticas y bellas que el amor conoció: el beso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s